Web de autora, literatura, escritura, reseñas y más.

El cuaderno de proyecto

Escribir un libro no es fácil y por eso necesitamos herramientas que nos faciliten un poco más el trabajo. Si quieres saber de qué hablo, lee hasta el final, aunque el título ya te revela lo que es.
Una de las herramientas que más me ayudan a la hora de organizar mis proyectos es el cuaderno de proyectos. Los llamo así porque están destinados a cada uno de ellos.
Este es el que yo usé para Eirwell y Leliel:

Aunque existen varios tamaños en el mercado, te recomiendo que uses un A5. De esta forma puedes llevarlo a dónde quieras y usarlo en cualquier parte siempre que lo necesites. Como digo, para mi gusto es mucho más manejable. Otro más pequeño no, por el tema de que necesitas espacio para apuntar todas tus ideas.

¿Cómo lo uso?

Básicamente, el cuaderno de proyectos es para anotar cualquier cosa que tenga relación con el libro que vaya a escribir. Sobre todo información e ideas importantes de las que necesite saber en todo momento a la hora de escribir.

Worldbuiliding

Aquí tengo apuntado los reinos que hay en mi mundo, si es inventado, quien gobierna, cómo es el comercio, el lenguaje, la cultura, etc. Incluso me dibujo un esquema del mapa del mundo.

También hablo del sistema de magia (recuerda que yo escribo fantasía) y como le afecta al mundo.

Otra cosa de las que no me olvido es de anotar los eventos históricos importantes e incluso, si es necesario, creo un calendario especial con todos estos detalles.

Personajes

En este apartado es donde creo la ficha de los personajes. Desde sus gustos hasta sus debilidades, porque sí, para que sean más reales, todos deben tener debilidades.
También añado sus árboles genealógicos para saber de quién descienden o sus descendencias:

Dibujos

Una de las cosas que más me gusta del cuaderno de proyecto es la cantidad de cosas que puedes hacer en él. En esta parte, dibujo todo aquello que necesite darle forma para luego describirlo en la historia, ya sea armas, objetos u otras cosas importantes. Si no se te da bien dibujar o no te gusta el resultado, siempre puedes buscar imágenes en internet, imprimirlas y pegarlas.
Estos son algunos de los que yo hice para Eirwell y Leliel:

Ideas generales.

Como bien indica, esta parte es para anotar todo lo que se me ocurra de la trama, así sin más. Todas aquellas que aún no sé donde situarlas y que lo harán en su momento, pero que tienen que estar apuntadas para que no se me olviden después.

Escaleta

Sí, hasta hace poco la hacía en el ordenador, pero, en cuanto viajaba y no tenía acceso a esta información, escribir para mí era un poco más lioso si la necesitaba para guiarme, así que al final tomé la decisión de escribirla primero en el cuaderno. También noto que fluyen más las ideas de esta forma, pero no es necesario que la incluyas en el tuyo, solo si lo crees necesario para ti.

Esta es la forma en la que yo uso el cuaderno de proyecto y me resulta de gran utilidad. Si tú tienes uno, si quieres, puedes dejarme en comentarios la forma en la que lo utilizas y así aprender cositas nuevas.

Muchas gracias por leerme.

Deja un comentario

Sheila G. Frutos

Sheila G. Frutos, nació en Ciudad Real en 1990. Estudió Bachillerato de Artes Plásticas y Asistencia al Producto Gráfico Impreso.
Escribe desde los doce años inspirada por las novelas juveniles y se inició a esa edad en el mundo de los fanfic y la fantasía juvenil. Actualmente compagina su gran pasión por la lectura y escritura con el diseño gráfico, su actual trabajo y con el mantenimiento de la web y canal de youtube.

Puede que también te guste