Aire, tierra, dos elementos que conviven en armonía.

Los rallos del sol me calientan, me llenan de vida.

Hay paz, hay alegría,

y yo agradezco por este día.

Sin ti, sin mí, ¿Qué más da?

La vida nunca termina.

Simplemente respira,

disfruta de la naturaleza,

que las flores te envuelvan,

no hay nada mejor como una ligera brisa,

para reparar el alma dolida.

Escrito por

Sheila G. Frutos

Sheila G. Frutos, nació en Ciudad Real en 1990. Estudió Bachillerato de Artes Plásticas y Asistencia al Producto Gráfico Impreso.
Escribe desde los doce años inspirada por las novelas juveniles y se inició a esa edad en el mundo de los fanfic y la fantasía juvenil. Actualmente compagina su gran pasión por la lectura y escritura con el diseño gráfico, su actual trabajo y con el mantenimiento de la web y canal de youtube.